Individualismo y confianza en las relaciones interpersonales

el

“El ser humano es un animal social.”

¿El ser humano es por naturaleza bueno o malo? Esta es una pregunta filosófica que han abordado multitud de personas y sobre la que todavía no se tiene una respuesta certera. En base a esta pregunta y la opinión de cada persona sobre ella las relaciones interpersonales, el liderazgo y el trabajo en grupo o equipo varía desde la conformación de una comunidad a la simple utilización mutua entre compañeros para obtener beneficios personales de cada uno.

Esta misma pregunta transforma las relaciones de poder y el liderazgo en el grupo o en la comunidad debido a que fundamenta la confianza o desconfianza de cada uno de los actores que interactúan en un colectivo, a la vez que puede promover el egocentrismo, egoísmo o en cambio la cooperación mutua.

“El fin justifica los medios”

Nuestra sociedad predominantemente occidental ha estado igualmente influenciada por la oscilación entre las posiciones humanistas y cínicas, viendo ambos matices y actuando en base a ambos.

Esta oscilación ha generado un aura sombría que genera incertidumbre entre los actores de cada relación humana y una dinámica donde desconfianza provoca mayor desconfianza, socavando así la seguridad que se tiene en el grupo y derrumbando barreras que impiden la traición, hipocresía e individualismo.

Sin embargo y admitiendo que los intereses personales son una gran fuente de motivación, el líder comunitario así como cada miembro del colectivo deben buscar el cumplimiento de sus propias metas entre los objetivos de la agrupación, prefiriendo el beneficio colectivo al personal.

A pesar de la incertidumbre sobre la calidad humana de cada persona, el distanciamiento, temor y desconfianza no resuelven el problema, al contrario, lo potencian y elimina varios obstáculos que crean el afecto y cariño personal para evitar las traiciones, desconsideraciones y el utilizar a alguien.
Sin título

Sabiendo que somos seres sociales y que nuestra naturaleza y avances se basan en esta cualidad se puede argumentar que las relaciones humanas, por encima de las relaciones institucionales o de objetivos personales, son muchísimo más valiosas y que la confianza es el soporte fundamental para desarrollar estas.

Solo la confianza en el colectivo, grupo o equipo puede generar estrechos lazos que nos satisfagan hasta lo más profundo de nuestro ser, al tiempo que las conexiones creadas son mucho más duraderas en el tiempo, productivas y deseables.

Sufrimos de la miopía de ver en la historia solo algunos hechos “trascendentales” quizás provocados por el individualismo, sin embargo nuestro camino como especie, civilizaciones y pueblos ha estado mucho más marcado por la cooperación, confianza y las conexiones interpersonales.

Un líder debe mantener estos hechos presentes para aprovechar las bondades de nuestra naturaleza, alcanzar objetivos comunes y promover que el equipo sea más productivo, humano, valioso y prometedor pues antes de ser lideres, subalternos, actores sociales o cualquier cosa más, somos SERES HUMANOS, en muchos casos carentes de afecto, sueños y promesas, las cuales el líder puede vislumbrar y promover basándose en generar lazos sustentados en la confianza.

Por: Alberto Castillo Aroca

7 de Diciembre del 2012

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s