Interacción: ¿Qué la hace tan entretenida?

el

La interacción, una palabra tan de moda en nuestra era digital debido a las redes sociales y los medios tecnológicos cada vez más modernos, forma parte de nuestra naturaleza, está íntimamente relacionada a  nuestra condición de animales, puesto que no somos los únicos que interactuamos, una gran cantidad de animales interactúan con su medio, con otros animales para obtener información o satisfacer algún deseo. ¿Pero en qué se basa? ¿qué la motiva? ¿qué la hace tan especial y por qué pareciera que ahora está tan de moda?Interacción

La interacción es una “acción que se ejerce recíprocamente entre dos o más objetos, agentes, fuerzas, funciones, etc.”, así lo explica la Real Academia de la Lengua, pero en esta publicación no reflexionaremos sobre qué es la interacción sino en qué la hace tan interesante para nosotros.

La interacción supone la generación de incertidumbre. Se basa en realizar una acción, luego se genera la incertidumbre ante la reacción y después se evalúa dicha reacción. Para que haya una interacción real debe haber un número crítico de posibles respuestas a cada acción. Debido a esto la interacción produce cierto grado de curiosidad íntimamente relacionados al número de posibles respuestas que podamos presenciar.

Por esta razón se genera un ciclo de interacción donde se busca constantemente satisfacer la curiosidad y eliminar la incertidumbre. Sin embargo, la interacción se desarrolla en un espectro entre trivialidad (si conozco la respuesta) e ininteligibilidad (cuando se desborda la incertidumbre) debido a esto, para que haya interés debe haber un margen en el cual pueda variar la respuesta, ambos extremos causan desánimo y abandono.

Futbol. Encuentro entre Saint Joseph y Puntacana

Luego de haber reflexionado sobre las bases mismas de la interacción podemos llegar a la conclusión de que los avances tecnológicos han provocado que se aumente el número de posibles respuestas y por ende la incertidumbre generada ante una acción, ampliando el espectro entre trivialidad e ininteligibilidad. Lo cual provoca una mayor demanda de tiempo, esfuerzo y desemboca quizás en una mayor adquisición de conocimientos, destrezas o comunicación.

La interacción es nuestra forma natural de explorar el mundo y debido a que para nosotros los humanos el mundo se puede dividir en dos dimensiones, la física y la virtual, sentimos una fascinación similar tanto al explorar el uno como el otro.

Facebook chat with Marian Harkin

Ahora ¿hasta qué punto puede llegar esto a perjudicarnos? ¿puede una adicción a la interacción en el mundo virtual desconectarnos del mundo físico? ¿cómo podemos equilibrar el tiempo que le dedicamos a cada mundo si cada vez se exigen más destrezas tecnológicas y virtuales?

Estas son algunas interrogantes que me gustaría discutir con uds. En próximas publicaciones seguiré reflexionando sobre el tema.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s