Cinco trucos para escribir artículos de calidad

el

Son numerosos los tutoriales, manuales y entradas de blogs que hablan sobre la importancia de ofrecer contenido de calidad a nuestros visitantes. Incluso Google insiste en este punto en su guía de buenas prácticas para webmasters.

Sin embargo, el saber que se ha de hacer una tarea no la hace más sencilla de afrontar, porque después de todo, ¿qué es la calidad? O mejor aún ¿Quién determina que es de calidad y que no? En este caso en concreto la respuesta resulta obvia: son nuestros lectores. Son ellos quienes comparten nuestros contenidos en las redes sociales si los consideran de interés y quienes regresarán a leer más artículos nuestros en un futuro. Teniendo esto en mente, recomiendo seguir estas sencillas cinco pautas a la hora de elaborar un texto pensando en su calidad:

¿Cómo escribir artículos de calidad?
1- Escribe sobre algo que conozcas bien.

Existen articulistas profesionales capaces de escribir sobre cualquier tema, pero incluso los más habilidosos tan solo consiguen un texto brillante en lo formal pero que trasluce falta de espíritu. Escriben de segunda mano, readaptan el conocimiento de otros y el resultado se resiente.

Por otro lado, escribir de algo que conoces, que te apasiona, resulta más sencillo que si debes ocuparte de un tema que te parece irrelevante o incluso árido. Además al escribir sobre una materia que conoces evitas caer en incoherencias que luego hagan que te saquen los colores.

 

2- Vigila la estructura del texto.

Son muchos los blogueros a los que he escuchado quejarse porque sus entradas más extensas reciben menos visitas que aquellas de menor extensión, aunque consideran a las segundas más interesantes y con mejores contenidos.

No sin cierta razón achacan esta falta de lecturas al formato que se da en Internet. El lector medio encuentra los párrafos demasiado largos extenuantes para lectura y pasa -en la mayoría de las ocasiones de manera inadvertida- de una lectura comprensiva a una superficial, para finalmente abandonar la entrada sin haber llegado a concluirla.

¿Cómo conseguir entonces que nuestros artículos más largos tengan la repercusión que deseamos?  Haciendo que la lectura no resulte dificultosa para nuestro visitantes. Divide el texto en secciones con títulos diferenciados e incluso imágenes que separen cada una de ellas. Buena parte del éxito de las famosas listas de trucos tan extendidas en la blogosfera se debe a sus buena estructuración de cara a su lectura comprensiva.

 

3- Explica como te gustaría que te explicasen.

Debes procurar ser pedagógico, pero evitando resultar excesivamente oscurantista en tu exposición, salvo si te diriges un público especializado y minoritario y tu intención no es otra que trasmitir a un círculo cerrado determinados conocimientos técnicos

Sin caer en el simplismo, procura  utilizar un lenguaje sencillo que pueda ser comprendido por una amplia gama de lectores potenciales. Se claro en las exposiciones y  refuérzalas si lo consideras necesario con ejemplos.

4- Cuida tu escritura.

Escribe sin faltas de ortografía. Parece algo obvio, pero son demasiados los textos en la red que acumulan faltas de ortografía línea tras línea. Incluso el lector más predispuesto hacia la información que le ofreces abandonará tu artículo si se encuentra con numerosas faltas.

Cuida también la gramática y la sintaxis de tu oraciones. Numerosas sentencias subordinadas harán tu texto farragoso y dificultarán  la lectura. Tampoco caigas en el extremo opuesto. Las frases demasiado cortas dan sensación de apresuramiento y constituyen textos deslavazados  y difíciles de seguir.

Por último, evita en la medida de lo posible los localismos ya que dan pie a imprecisiones y pueden incomodar a algunos de tus visitantes. Por fortuna, el castellano es una lengua hablada por más de 500 millones de personas. Intenta escribir para todas ellos.

Escribiendo

5- Ofrece información relevante.

No escamotees la información. El viejo dicho “Quien quiera saber que se compre un libro”, no es aplicable a la era digital. Trata cada punto que incluyas en profundidad. La información debe fluir y compartirse. Si prometes que hablarás sobre un tema determinado, hazlo, y hazlo con detalle.

Acompaña el texto escrito con imágenes, vídeos o grabaciones que aporten información de interés y refuercen el mensaje que estás transmitiendo. Recuerda,  la web es un medio audiovisual. Aprovecha el formato al máximo.

Ponte en la posición de tu lector: si anuncias que se tratarás determinada temática, pero luego tan solo hablas sobre vaguedades, tus visitantes se sentirán defraudados. Es posible que terminen tu artículo esperando que muestres algo de interés en las últimas líneas, pero puedes estar seguro que de ese modo no conseguirás enganchar al lector y difícilmente deseará leer nada más tuyo.

Fuente: LinciNews  Autor:Pedro Escudero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s